¿Qué es Acreditación?

Acreditación es la certificación de la calidad en la educación superior, que consiste en la verificación de la existencia, aplicación, resultados y evaluación del uso de mecanismos de aseguramiento de la calidad en instituciones autónomas.  

Para el caso de una acreditación institucional, esta se define como un proceso de análisis de los mecanismos existentes al interior de las instituciones autónomas de educación superior para asegurar su calidad, considerando tanto la existencia de dichos mecanismos como su aplicación y resultados.  

Para el caso de carreras o programas de postgrado y especialidades de la salud, la acreditación se centra en un proceso de verificación de la calidad de los programas ofrecidos por las instituciones autónomas de educación superior, en función de sus propósitos declarados y de los criterios establecidos por las respectivas comunidades académicas y profesionales.  

Es la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) el organismo que, según la Ley 20.129 de Aseguramiento de la Calidad, cumple las funciones de:  

  • Pronunciarse sobre la acreditación institucional de las Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica autónomos. 
  • Pronunciarse sobre la acreditación de los programas de postgrado de las universidades autónomas, sean estos Doctorados, Magíster, Especialidades en el área de la Salud o niveles equivalentes que tengan otra denominación. 
  • Pronunciarse sobre la acreditación de los programas de pregrado de las instituciones autónomas.  

¿Qué beneficios trae la acreditación institucional?

Área de pregrado

Los estudiantes nuevos que se incorporen a instituciones acreditadas, podrán acceder a financiamiento estatal o recursos que cuenten con garantía fiscal para el financiamiento de sus estudios (becas y créditos).

Área de postgrado

En el caso de los estudiantes de programas de postgrado que estén acreditados, pueden optar a fondos concursables de becas con financiamiento estatal.

Investigación

La acreditación ha permitido potenciar el área de investigación con mecanismos de aseguramiento de la calidad que tienden a un sostenido desarrollo, lo que se ve reflejado, por ejemplo, en los Proyectos UCO, los cuales, a través de la Subsecretaría de Educación Superior (ex División de Educación Superior), entregan recursos a las Universidades a través de diferentes instrumentos de financiamiento, para ejecutar iniciativas que permitan fortalecer y potenciar el desarrollo de diversas áreas estratégicas en la Educación Superior.

Para más información sobre los logros alcanzados por los diferentes proyectos adjudicados desde 2012 hasta el presente, te invitamos acceder al portal de Proyectos DFI.

Etapas de acreditación

Evaluación interna o autoevaluación 

La institución analiza la información disponible sobre sus propios propósitos, a través de consultas a fuentes internas y externas. Todo el material recabado y el análisis realizado es entregado a la Comisión Nacional de Acreditación que analiza y autoriza seguir con el proceso.

La Ley de Educación Superior, modifica la Ley de Aseguramiento de la calidad indicando que la Autoevaluación Institucional es: 

“…proceso participativo mediante el cual la institución de educación superior realiza un examen crítico, analítico y sistemático del cumplimiento de los criterios y estándares definidos por dimensión, teniendo en consideración su misión y su proyecto de desarrollo institucional. Este proceso deberá sustentarse en información válida, confiable y verificable. 

La institución de educación superior deberá elaborar un informe de autoevaluación, que dé cuenta del proceso y sus resultados, incluyendo una evaluación del cumplimiento de sus propósitos declarados y de los criterios y estándares de calidad, respecto de todos los niveles, modalidades y sedes en que la institución desarrolle funciones académicas e institucionales. 

El informe de autoevaluación deberá contemplar un Plan de Mejora verificable, que deberá vincularse con los procesos de planificación estratégica institucional. 

Asimismo, deberá identificar las principales áreas en las que la institución ha determinado desarrollar acciones de mejoramiento, y los mecanismos y acciones específicas mediante las cuales la institución solucionará las debilidades detectadas durante la autoevaluación y los plazos en los que espera alcanzarlo.” 

Evaluación externa 

A cargo de la CNA, donde un conjunto de pares evaluadores realiza un análisis con la base del material entregado, revisando antecedentes y, sobre todo, recabando información a través de entrevistas a diferentes actores y contrastando la realidad con lo declarado y además con el grado de cumplimiento de los criterios establecidos. Terminado este proceso se genera un Informe de Evaluación Externa, IEE, que es entregado a la Institución.  

Es importante indicar que a partir del IEE, la Institución genera un informe de Observaciones, IOEE que permite aclarar aspectos, entregar evidencias que, existiendo al momento de la visita no fueron observadas por los Pares y que pueden alterar algún juicio emitido por ellos en su IEE.  

Sobre esta etapa, la Ley de Educación Superior que modifica la Ley de Aseguramiento de la Calidad, la define como:  

“…proceso tendiente a evaluar, respecto de cada una de las dimensiones…, el grado de cumplimiento de los criterios y estándares de evaluación, y verificar la validez del informe de autoevaluación desarrollado por la institución, identificando si la institución cuenta -y en qué grado- con las condiciones necesarias para garantizar un proceso de formación de calidad, un avance sistemático hacia el logro de sus propósitos declarados y el cumplimiento de los demás fines de la institución.”  

 

Pronunciamiento de la comisión 

 Se resuelve una vez presentados los antecedentes a los Comisionados. En esta instancia, la actual legislación permite que la Institución sea oída a través de la participación de la máxima autoridad institucional, previo a la relatoría que realiza el Presidente del Comité de Pares Evaluadores  frente a la Comisión.  

Sobre esta etapa, la Ley de Aseguramiento de la calidad modificada por la Ley de Educación Superior indica que:  

“Consiste en el juicio emitido por la Comisión en base a la ponderación de los antecedentes recabados, mediante el cual se determina acreditar o no acreditar a la institución, en virtud de la existencia y nivel de desarrollo de sus políticas y mecanismos de aseguramiento de la calidad. Previo a esta decisión, la Comisión deberá escuchar al Presidente de la Comisión de Pares Evaluadores y a la institución evaluada.” 

Procesos anteriores

Primer proceso de acreditación 

Válido del 3 de agosto de 2004 al 3 de agosto del 2010, Universidad acreditada por 6 años. Conforme al juicio definido por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), durante su sesión  N°87, se concluyó que la Universidad de Concepción cumplía con los criterios de evaluación definidos para las áreas comunes de gestión institucional y docencia de pregrado, sumando a ello, las áreas efectivas de postgrado, investigación, vinculación con el medio e infraestructura y equipamiento. 

En la oportunidad, la Comisión además determinó que se requería definiciones más específicas respecto de una política innovadora y creativa de gestión de personal académico, sumando la gestión y liderazgo en el ámbito de la docencia de posgrado. Durante la vigencia del periodo de acreditación, la institución se comprometió a informar a la CNA acerca de cambios como la apertura de carreras en nuevas áreas del conocimiento, nivel de formación, nuevas sedes, modalidades de enseñanza o cambios sustanciales en la propiedad de la institución. 

 

Segundo proceso de acreditación 

Válido del 10 de noviembre de 2010 hasta el 10 de noviembre de 2016, acreditó la calidad de la institución por 6 años. De acuerdo a lo sostenido en la sesión N°374 de la CNA, realizada el 10 de noviembre de 2010, la Comisión acordó que la Universidad de Concepción cumplía con los criterios de evaluación definidos para las áreas mínimas de gestión institucional y docencia de pregrado, además de los términos de referencia, en cuanto a los criterios establecidos para las áreas adicionales de investigación, postgrado y vinculación con el medio. 

De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 25 de la Ley 20.129, durante el periodo de acreditación, la Universidad de Concepción se comprometió a informar acerca de los cambios significativos en su funcionamiento, entendiéndose por cambios significativos, aspectos tales como la apertura de carreras en nuevas áreas del conocimiento, nivel de formación, además de nuevas sedes, modalidades de enseñanza o cambios sustanciales en la propiedad de la institución. 

Asimismo, cabe mencionar que, en la sesión número 395 de la CNA, efectuada el 29 de diciembre de 2010, la Comisión no acogió el Recurso de Reposición interpuesto en contra del acuerdo de acreditación institucional N°113, mediante el cual se solicitó aumentar la vigencia de la acreditación otorgada a la Universidad de Concepción. 

 

Tercer proceso de acreditación 

Conforme a lo presentado por la Comisión Nacional de Acreditación en la Resolución N°365, el 24 de agosto de 2016, se acordó que la Universidad de Concepción cumplía con los criterios de evaluación definidos para los ámbitos de la Gestión Institucional, Docencia de Pregrado y en las áreas electivas de Vinculación con el Medio, Docencia de Postgrado e Investigación, con la decisión de acreditarla por un periodo de 6 años, a partir del 11 de noviembre de 2016.

Durante la vigencia del período, la Universidad se comprometió a informar a la Comisión acerca de los cambios significativos, aspectos tales como la apertura de carreras en nuevas áreas del conocimiento, y en el nivel de formación, además del establecimiento de nuevas sedes institucionales, junto con el desarrollo de nuevas modalidades de enseñanza, o cambios sustanciales en la propiedad de la institución.

Con posterioridad, el 7 de diciembre de 2016, de acuerdo a la resolución N°391, se acoge el Recurso de Reposición presentado por la Universidad de Concepción; instancia efectuada en la sesión N° 1055, donde se decide acreditar a la institución por un periodo de 7 años en las áreas obligatorias de Gestión Institucional, Docencia de Pregrado y en las áreas electivas de Investigación, Docencia de Postgrado y Vinculación con el  Medio.

La Universidad de Concepción es el tercer plantel a nivel nacional en lograr la acreditación de excelencia, siendo la primera y única fuera de la Región Metropolitana de Santiago en obtener esta distinción.  

Dimensiones de acreditación

Docencia y resultados del proceso de formación

Considera las políticas y mecanismos institucionales orientados al desarrollo de una función formativa de calidad, los que se deberán recoger en la formulación del modelo educativo. Los propósitos institucionales orientan el modelo educativo y existe coherencia entre los aspectos relacionados con el diseño de la oferta formativa, su implementación y resultados. La función formativa se concibe como un área articulada con el quehacer estratégico de la institución y su vinculación con el medio.

Gestión estratégica y recursos institucionales

Debe contemplar políticas de desarrollo y objetivos estratégicos, y la existencia de una estructura organizacional e instancias de toma de decisiones adecuadas para el cumplimiento de los fines institucionales. La gestión se orienta en función al cumplimiento del proyecto institucional, para lo cual considera el establecimiento de políticas y estrategias, así como el seguimiento de las acciones definidas y cumplimiento de las metas establecidas para el logro de los objetivos institucionales. La institución debe demostrar que su proyecto institucional la identifica, que cuenta con una estructura organizacional, recursos y capacidad para ejecutarlo y administrarlo adecuadamente y que la evaluación de sus resultados le permiten adoptar las decisiones necesarias para su mejoramiento continuo.

Aseguramiento interno de la calidad

El sistema interno de aseguramiento y gestión de la calidad institucional corresponde a la forma en que una institución se organiza para avanzar hacia el logro de sus propósitos. Debe abarcar, por tanto, la totalidad de las funciones que la institución desarrolla, así como las sedes que la integran y aplicarse, sistemáticamente, en todos los niveles y programas que ella ofrece. Los mecanismos aplicados deberán orientarse al mejoramiento continuo, resguardando el desarrollo integral y armónico del proyecto institucional, mediante la implementación de procesos de evaluación y análisis. La implementación de la política de calidad evidencia el compromiso transversal de los distintos niveles institucionales.

Vinculación con el medio  

La institución debe contar con políticas y mecanismos sistemáticos de vinculación bidireccional con su entorno significativo local, nacional e internacional, y con otras instituciones de educación superior, que aseguren resultados de calidad. Asimismo, deberán incorporarse mecanismos de evaluación de la pertinencia e impacto de las acciones ejecutadas e indicadores que reflejen los aportes de la institución al desarrollo sustentable de la región y del país. Esta dimensión contempla, tanto la interacción con los principales actores públicos, privados y sociales de su entorno, según corresponda a su proyecto institucional, como la contribución a la docencia. La institución debe responder a los cambios y necesidades del entorno con dinamismo y flexibilidad.

Investigación, creación y/o innovación

La institución desarrolla políticas y participa en actividades sistemáticas que contribuyen al desarrollo, transferencia y difusión de conocimiento y tecnologías, así como a la innovación, con el objetivo de aportar a la solución de problemas productivos o desafíos sociales en su entorno relevante. Estas actividades se vinculan adecuadamente con la formación de estudiantes. Las institución debe definir los mecanismos que le permiten evaluar sus políticas, verificar resultados e impacto y aplicar los procesos de mejoramiento y ajustes necesarios. Asimismo, debe establecer las normas que regulan el reconocimiento de estas actividades. La investigación, creación y/o innovación se articula con los procesos formativos e incide, directa o indirectamente, en su calidad y pertinencia. Sus resultados deben ser debidamente comunicados y puestos a disposición de la comunidad pertinente.